Además de ser uno de tantos países industriales, México se une, ahora, a cuidar el medio ambiente, creando más conciencia en las empresas y ciudadanos, y ofreciendo una mejor calidad de vida.

Hace unos años la situación era bastante diferente y se contaban tres factores que impedían que México se largara con éxito en el mundo sustentable:

  1. 1°: la población carece de una educación ambiental eficiente, que recicle los residuos sólidos de manera óptima.
  2. 2°: los agentes que intervienen en el manejo de la basura no trabajan en forma conjunta para lograr el reciclaje.
  3. 3°: no existe una política pública que incentive la participación privada en un mercado volátil e incierto.

Consumo de papel

Se estima que el consumo anual de papel, en las oficinas alrededor del mundo, asciende a unos 115 mil millones de hojas. A nivel mundial, el promedio anual de papel que una persona utiliza es 48 kg de papel. Solo en Estados Unidos esa cifra es de 334 kg.

Según el Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América (http://www.ciceana.org.mx/), en México, se producen 22 millones de toneladas de papel al año, y, afortunadamente, poco más del 80% proviene de papel reciclado. El 20% restante se obtiene de árboles nacionales y extranjeros.

La celulosa es la materia prima en la fabricación del papel. El 90% de la pulpa de celulosa proviene de árboles.

Reciclar una tonelada de periódicos permite ahorrar una tonelada de madera. Si se recicla una tonelada de papel para impresión o copias, se ahorran dos toneladas de madera. Si se reciclara la mitad del papel producido, podría evitarse la tala de 81.000 km2 de bosques.

¡¿Te imaginas una empresa que utilice solo papel reciclado?! De esta manera, se elevaría el papel que tenemos estancado en casa al más alto potencial, para generar un mejor uso, para generar más empleo, y mejorar el medio ambiente. Ahora, ya sabes. ¡Contribuye con tu propio país!